BLOG - Hablando En El Silencio (Autor: Miguel Pulido)
5
page-template,page-template-bridge,page-template-blog-large-image,page-template-bridgeblog-large-image-php,page,page-id-5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

“En realidad, el cuerpo no es importante, lo esencial es el alma, la mente, la dimensión espiritual del ser. Desde que estés en paz contigo mismo, todo está bien. Sigue tu corazón. El sexo es sólo sexo, un acto puramente físico, ¿para qué enredarse con mojigaterías?”. ¿Te suena familiar? Curioso, porque este discurso circuló hace siglos en la ciudad de Corinto. Podría parecer el consejo de un sicólogo posmoderno de vanguardia, pero en realidad es una ideología bastante arcaica. Si pensabas que habías encontrado innovación, te equivocaste. Todas estas justificaciones...

Sabía Jesús que el Padre había puesto todas las cosas bajo su dominio, y que había salido de Dios y a él volvía; así que se levantó de la mesa, se quitó el manto y se ató una toalla a la cintura. Luego echó agua en un recipiente y comenzó a lavarles los pies a sus discípulos y a secárselos con la toalla que llevaba en la cintura. (Juan 13:3-5)   Probablemente, como yo, habías leído esta descripción del servicio que prestó Jesús a sus discípulos una noche antes de morir....

No sé si mi historia salvará a otros, pero no me salvó a mí. Quizás mi esperanza es demasiado inocente, probablemente ya nos encontremos en un punto donde no hay retorno. Con frecuencia no vemos la magnitud de las miserias cuando estamos en medio de ellas. La historia tiende a brindar una perspectiva más justa. El tiempo coloca la realidad en sus adecuadas proporciones. En algún momento, tragedias como las Cruzadas, los asesinatos racistas o el sacrificio de niños a deidades fueron aprobadas, aplaudidas y propagadas como si fueran heraldos de...