BLOG - Hablando En El Silencio (Autor: Miguel Pulido)
5
paged,page-template,page-template-bridge,page-template-blog-large-image,page-template-bridgeblog-large-image-php,page,page-id-5,paged-16,page-paged-16,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Pasó lentamente al escenario. Mirábamos atentos mientras se acomodaba solemnemente frente al micrófono. Carraspeó un poco. Era una mujer de edad, cabello blanco, rostro arrugado pero elegante, vestida impecablemente, reconocida en la comunidad por ser una persona de oración. Ocurrió hace años, pero recuerdo sus palabras. “Buenos días, hermanos, hoy estoy delante de ustedes para hacer una confesión…” Hubo silencio. Honestamente, no me imaginaba que algo así pudiera verse en medio de la iglesia y menos proviniendo de una mujer con tanta experiencia. No me podía hacer una idea de...

Seguí el tema por lo que publicaban mis amigos del sur del continente. La lucha que encabezaron grupos cristianos en contra de la legalización del aborto en Argentina fue histórica. Miles de personas salieron a marchar a favor de la vida del no nacido y de la protección de las madres que deciden practicarse estos procedimientos. “Salvar las 2 vidas” fue el lema base de este movimiento. El resultado fue el esperado: el aborto no fue aprobado en la legislación argentina. Inesperadamente, alguien me escribió para pedirme que escribiera al...

He visto milagros: algunos han ocurrido con personas que no han orado, otros le han pasado a quienes perseveraron en oración y vieron su anhelo cumplido. Pero también he visto no-milagros: personas con agonías profundas, corazones sinceros y devociones virtuosas que no vieron el fruto esperado. Oraciones contestadas con un “no”. ¿Quién quiere atravesar una tragedia, un dolor, una enfermedad o la muerte? Nuestras oraciones son el reflejo de un corazón vulnerable que no pretende enfrentar el sufrimiento, esperando que Dios se compadezca de nuestra evidente necesidad. En nuestra construcción...