BLOG - Hablando En El Silencio (Autor: Miguel Pulido)
5
paged,page-template,page-template-bridge,page-template-blog-large-image,page-template-bridgeblog-large-image-php,page,page-id-5,paged-20,page-paged-20,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Una madre destrozada denunció al sacerdote católico William Mazo por haber abusado sexualmente de sus pequeños quienes, años atrás, cayeron en las fauces de este depredador inmoral. Para esa época, los niños alcanzaban las tiernas edades de 9 y 12 años[1]. Infamia en su máxima expresión.Sin embargo, como si semejante aberración no fuera suficientemente indignante, la respuesta de la Arquidiócesis de Cali traslada la culpa a los familiares de los niños, a quienes denomina “víctimas indirectas”. Un aparte del comunicado dice “se determina… que la causa del daño...

En días recientes he escuchado la misma pregunta y visto publicaciones compartiendo similar afirmación. Muchos piensan que es el argumento irrefutable a favor del homosexualismo como un comportamiento completamente natural. En términos simples la cuestión se resume así: si hay animales homosexuales, ¿cuál es el problema? No soy biólogo ni científico, así que mis observaciones surgen de la experiencia y algunas lecturas al respecto. Evidentemente, estos comportamientos no son comunes en toda especie animal, pero sí hay tendencias instintivas en ciertos grupos que lo manifiestan. Es imposible describir...

Desde que recibimos la terrible noticia de la partida de Paulis, varias personas cercanas me han hecho la misma pregunta: ¿Por qué? Esperan, y los entiendo, que les pueda dar con mis torpes palabras una explicación a este dolor indecible por el que estamos atravesando. No tengo una respuesta. No existe ninguna materia del Seminario ni ningún título que te prepare para esto. De nada me sirve suponer que le puedo encontrar sentido a la ausencia de Paulis, pero espero que en estas palabras honestas y sin pretensiones...