BLOG - Hablando En El Silencio (Autor: Miguel Pulido)
5
paged,page-template,page-template-bridge,page-template-blog-large-image,page-template-bridgeblog-large-image-php,page,page-id-5,paged-21,page-paged-21,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Lejos está de mí pensar que soy siquiera un principiante en comprender las teorías de Stephen Hawking, uno de los físicos teóricos más brillantes de nuestra era. He leído algo de sus trabajos, pero mis observaciones al respecto son desde una perspectiva filosófica y teológica. Incluso hace unos años hice una publicación sobre el desacuerdo que tenía con una de sus afirmaciones acerca de la existencia de Dios, ya que lo consideraba una suposición que trasciende los límites de la observación científica[1]. No tengo nada más. No soy...

Cada cuatro años llega este momento. Antes de pararnos frente a las urnas a escoger quienes van a dirigir nuestro país, experimentamos la vertiginosa campaña política. Los medios de comunicación tradicionales ya no son el fuerte, las redes sociales han pasado eje central del enfoque de quienes aspiran a cualquier cargo público. Y, con frecuencia, es gratis. Porque quienes más discuten al respecto son sus seguidores. Se invierte una gran cantidad de energía y tiempo para defender a un candidato, mostrar sus bondades, desmentir rumores y tratar de persuadir a los...

Quienes escribieron esas palabras lo hicieron desde el dolor, la frustración, la decepción, la desesperanza y la rabia. Los habían arrancado violentamente de su tierra. Muchos tuvieron que ver morir ante sus ojos a personas que amaban. Y, como si la humillación no fuera suficiente, ahora tenían a quienes los conquistaron burlándose y haciendo mofa de su experiencia. Hay gente experta en meter el dedo en la llaga. La violencia es espantosa. Aquellos que han experimentado la terrible consecuencia de la maldad humana cargan con dolores, en ocasiones, indecibles. Pero...