BLOG - Hablando En El Silencio (Autor: Miguel Pulido)
5
paged,page-template,page-template-bridge,page-template-blog-large-image,page-template-bridgeblog-large-image-php,page,page-id-5,paged-29,page-paged-29,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

En días recientes he escuchado la misma pregunta y visto publicaciones compartiendo similar afirmación. Muchos piensan que es el argumento irrefutable a favor del homosexualismo como un comportamiento completamente natural. En términos simples la cuestión se resume así: si hay animales homosexuales, ¿cuál es el problema? No soy biólogo ni científico, así que mis observaciones surgen de la experiencia y algunas lecturas al respecto. Evidentemente, estos comportamientos no son comunes en toda especie animal, pero sí hay tendencias instintivas en ciertos grupos que lo manifiestan. Es imposible describir...

Desde que recibimos la terrible noticia de la partida de Paulis, varias personas cercanas me han hecho la misma pregunta: ¿Por qué? Esperan, y los entiendo, que les pueda dar con mis torpes palabras una explicación a este dolor indecible por el que estamos atravesando. No tengo una respuesta. No existe ninguna materia del Seminario ni ningún título que te prepare para esto. De nada me sirve suponer que le puedo encontrar sentido a la ausencia de Paulis, pero espero que en estas palabras honestas y sin pretensiones...

Jesús le respondió: Si he hablado mal, testifica en qué está el mal; y si bien, ¿por qué me golpeas? (Juan 18:23) En medio de la madrugada, Jesús está siendo sometido a un juicio ilegal, viciado, claramente inclinado a favor de los que lo querían inculpar. Su respuesta contundente frente a los interrogantes del sumo sacerdote disparó la acción violenta de un soldado, quien lo golpeó. Ante esto, contestó con un interrogante. Jesús cuestionó la violencia. Le preguntó al hombre sobre la razón por la cual lo golpeaba. Pero no encontramos...