BLOG - Hablando En El Silencio (Autor: Miguel Pulido)
5
paged,page-template,page-template-bridge,page-template-blog-large-image,page-template-bridgeblog-large-image-php,page,page-id-5,paged-30,page-paged-30,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

  El 14 de febrero de este año quedará marcado en el calendario del corazón. Mientras los enamorados celebraban, nosotros despedíamos a Lunita, nuestra perrita, que perdió su vida tras un inesperado accidente. Sabía que en algún momento iba a escribir algo al respecto, pero no quise apresurarme. El paso del tiempo te regala perspectiva. Si escribía en esa misma semana, los sentimientos estarían en plena ebullición; pero si dejaba pasar meses enteros, quizás lo llegara a considerar trivial. Sin embargo, a un mes de ocurrido ese fatídico evento,...

  Seguir a Jesús fue una decisión riesgosa. Profesar que este nazareno era el Mesías implicaba cárcel, persecución y, eventualmente, muerte. Política y religiosamente el cristianismo era una amenaza por destruir. En incesante pugna, Pedro y los apóstoles fueron capturados por el Consejo, que estaba constituido por personas de alta influencia social, política y religiosa en aquella región. Como si fueran pillos, los encarcelaron y lastimaron físicamente. La persecución nació a la par del cristianismo. ¿Qué más esperaríamos, si a quien seguían lo crucificaron? No es de extrañar que el término...

Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor (Efesios 5:22, NVI) Oigo los refunfuños de desaprobación. Veo las cejas levantadas, reclamando una defensa pronta de esta perspectiva. Algunos están tecleando una respuesta frente a un concepto tan retrógrado, tóxico y dañino como el sometimiento… citado precisamente el día de la mujer. Denme un momento. Esta carta de Pablo fue escrita en griego, no español. Es decir, lo que tenemos arriba es una traducción, que en este caso es inadecuada. El original dice esto: Mujeres, a sus maridos como al Señor. ¿Notan que falta...