BLOG - Hablando En El Silencio (Autor: Miguel Pulido)
5
paged,page-template,page-template-bridge,page-template-blog-large-image,page-template-bridgeblog-large-image-php,page,page-id-5,paged-31,page-paged-31,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Siempre quise tener un perro.Por diferentes circunstancias, jamás tuvimos uno en casa. De vez en cuando me entraban algunos arrebatos para adquirirlo, pero nunca se concretaban. Además, como mido más de 1.90 mts, tenía como regla interna adquirir, en caso tal, un perro medianamente grande. Los perros que me encantaban era los Golden Retriever… pero no pensaba en comprarlo, porque me generaba un dilema ético y económico… pero encontrar un perro de esa raza en adopción es casi imposible. Las circunstancias parecían acumularse para no hacer mi posible...

La sociedad se estaba desintegrando moralmente, los mandatarios eran corruptos, los más vulnerables estaban encarando la vida sin nadie que los protegiera, incluso el concepto de familia se estaba modificando arbitrariamente y en contra de los parámetros de Dios.No estoy hablando de ningún país de esta época; hablo del antiguo Israel. Estamos miles de años adelante, en un país ubicado a cientos de kilómetros de donde ocurrieron esos hechos, viviendo en una culturadistinta, pero aún así el primer párrafo podría describir casi de forma calcada a nuestro país...

Reaccionar no es malo. Reaccionamos positiva o negativamente porque pensamos, analizamos y tenemos algo por decir al respecto. La reacción es un don de Dios, que te recuerda que estás vivo, que tienes un pensamiento independiente y único, que tu cerebro es una sorprendente máquina perfectamente ecualizada para generar ideas. Pero como todo don, puede ser utilizado bien o mal, sabia o neciamente. Hace un par de semanas en los Estados Unidos se aprobó el matrimonio para personas del mismo sexo en toda la nación. Hasta ese momento,...