BLOG - Hablando En El Silencio (Autor: Miguel Pulido)
5
paged,page-template,page-template-bridge,page-template-blog-large-image,page-template-bridgeblog-large-image-php,page,page-id-5,paged-42,page-paged-42,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

En las semanas pasadas, Dios ha permitido que mi familia y yo, como lo definió mi esposa, “fuéramos testigos de un milagro”: mi mamá salió del hospital, aún con todos los pronósticos en su contra. Los médicos que la atendieron todavía no pueden explicar con exactitud todo lo que vivió mi mamá durante el mes que estuvo internada. Incluso nos dijeron que mi mamá volvería a caminar por sus propios medios en un período entre 6 y 12 meses. Sin embargo, ya lo hace muy bien...

A Mi Mamá Las últimas semanas han sido vertiginosas para mi familia y para mí. Mi esposa y yo estuvimos organizando nuestro traslado de Medellín a Bogotá. Asumimos todo lo que implica un cambio de esta naturaleza: empacar lo que tenemos, dejar pagadas todas las cuentas, seguir empacando, despedirnos de nuestros amigos, continuar empacando, coordinar los detalles del trasteo y, por último, terminar de empacar. Es un ritmo que tarde o temprano termina por desgastarte. Pero sólo caes en cuenta de ello cuando te sientas en el...

No tengo a Dios. Pero sí tengo un dios. No tengo al Dios del que la Biblia habla; ¡no puedo hacerlo! Yo no puedo contener en mis pequeñas manos a Aquél que es más grande que el Universo mismo. De hecho, según la Biblia, Dios nos tiene a nosotros, no nosotros a él: él sostiene al mundo—lo cual, por supuesto, nos incluye—en su mano. Tal vez “tengo a Dios” sea sólo la expresión de un devoto religioso. Quizá sea solamente parte de nuestra...