BLOG - Hablando En El Silencio (Autor: Miguel Pulido)
5
paged,page-template,page-template-bridge,page-template-blog-large-image,page-template-bridgeblog-large-image-php,page,page-id-5,paged-6,page-paged-6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

No sé cuál es tu trasfondo, pero si es uno prohibitivo o se medía la santidad más por lo que no se hacía que por lo que sí se hacía, es probable que el concepto de sexualidad haya sido visto con especial atención. Te entiendo. La percepción que tuve por muchos años respecto al sexo es que sabía lo que no debía hacer…aunque no muy bien porqué. Muchos apelaban a la culpa apuntando al juicio fulgurante de Dios sobre todos aquellos que cometieran esa clase de pecados. Básicamente, estaba...

Adoración. Si la primera asociación que piensas con esa palabra es música (en especial, lenta), tienes un problema de grandes proporciones. La religiosidad ha atrofiado una parte de tu conciencia, haciéndote creer que lo importante es la emoción de un canto y no la coherencia de una vida. La adoración tiene que ver más con lo que haces de sol a sol que con la clave de sol. Por otro lado, si consideras que esa palabra está asociada con fanatismo, tienes un problema de grandes proporciones. Probablemente pienses que se...

“En realidad, el cuerpo no es importante, lo esencial es el alma, la mente, la dimensión espiritual del ser. Desde que estés en paz contigo mismo, todo está bien. Sigue tu corazón. El sexo es sólo sexo, un acto puramente físico, ¿para qué enredarse con mojigaterías?”. ¿Te suena familiar? Curioso, porque este discurso circuló hace siglos en la ciudad de Corinto. Podría parecer el consejo de un sicólogo posmoderno de vanguardia, pero en realidad es una ideología bastante arcaica. Si pensabas que habías encontrado innovación, te equivocaste. Todas estas justificaciones...