BLOG - Hablando En El Silencio (Autor: Miguel Pulido)
5
paged,page-template,page-template-bridge,page-template-blog-large-image,page-template-bridgeblog-large-image-php,page,page-id-5,paged-9,page-paged-9,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Quizás es uno de los versos más conocidos de todo el libro de los salmos. Cientos de personas pueden citarlo de memoria. Otros tantos lo usan en strickers para los carros, cuadros para la casa o imanes para la nevera. La frase es consoladora: “El Señor es mi pastor, nada me faltará” (Salmos 23:1). Sin embargo, la experiencia nos genera preguntas. Porque, reconozcámoslo, la escasez nos ha visitado. No hablemos solamente de los recursos materiales o económicos, ya que nuestra perspectiva está distorsionada frecuentemente por la codicia. Pero ¿has tenido ocasiones...

¿Alguna vez has tenido temor de decir algo? Así me siento. No porque lo que diga no sea honesto, sino porque los ánimos están tan caldeados que cualquier palabra dicha fuera de lugar puede ser malinterpretada. Tengo que ser sumamente cuidadoso. Basta con mirar las discusiones que se generan alrededor de la política y la elección del próximo presidente para corroborar la sensibilidad que produce la polarización. Estamos divididos. Cada quien quiere defender su posición con uñas y dientes. Como cristiano, esto me deja en una terrible encrucijada. Aunque no creo...

¡Ay, la política! Sería imposible pasar estos días y no hablar un poco al respecto. Nuestras conversaciones, posts, fotografías y videos rebosan este tema que, como suele suceder, desnuda lo que hay en nuestro corazón. Siendo honesto, mi mayor preocupación es esa: el corazón. Porque, me guste o no, alguien va a ganar. Y a algunos no les alegrará, a otros les encantará, a otros no les importará. Pero, en el camino, hemos sacado a flote lo que hay en nuestra alma. Ninguna propuesta política, llámese como se llame o venga del...