LA DIPUTADA Y LA ACTRIZ PORNO - pulidomiguel
15797
post-template-default,single,single-post,postid-15797,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

LA DIPUTADA Y LA ACTRIZ PORNO

El morbo puede llevarnos por caminos imaginativos peligrosos, así que es necesario contenerlo. Hago una aclaración: no sabía quién era Amaranta Hank. Supe de ella porque iba en el carro una noche, escuchando una emisora donde presentan debates. Para la ocasión la habían citado a ella, que es una actriz porno, para compartir el panel con la diputada cristiana Ángela Hernández.

¿El tema?

La pornografía.

La doctora Hernández había declarado que la pornografía es una pandemia que denigra al ser humano y destruye familias. Como era de esperarse, recibió múltiples reacciones que la tildaban de retrógrada, santurrona y mojigata. Pero la que más llamó la atención fue la de Amaranta Hank, quien es una colombiana que representa la industria pornográfica y goza de alto reconocimiento mediático. La mesa estaba servida para promover un debate entre dos posiciones abiertamente opuestas.

Sin embargo, estuvieron de acuerdo en algo.

Ángela Hernández, dentro de su argumentación, dijo que la industria pornográfica usaba a los niños para saciar el consumo de pervertidos alrededor del mundo. La explotación infantil en el medio llegaba a niveles vergonzosos. Interesantemente, Amaranta Hank dijo que había una diferencia entre la pornografía que ella hacía y la pornografía infantil, la cual también consideraba aberrante. Así que le hizo una propuesta a la diputada: que trabajaran juntas por exterminar la pornografía infantil.

A esa altura del debate, los puntos de ambas estaban tan establecidos que ceder podría verse como una forma de derrota. Para la diputada, la industria pornográfica involucra ineludiblemente a los niños, bien fuera como víctimas delante de una cámara o como consumidores inocentes de sexo explícito. Por su parte, la actriz porno consideraba que en su industria no siempre se involucraba a los niños y, en consecuencia, no pensaba que había contradicción entre querer defenderlos de esas personas que los utilizaban para hacer pornografía, al mismo tiempo que ella consideraba adecuado seguir adelante en su oficio.

Desde mi punto de vista, la pornografía es tóxica en cualquiera de sus expresiones. Los daños que hace en nuestra concepción de la sexualidad van más allá del alcance de un simple momento de placer. Precisamente parte del problema está en la mentira que sostiene—que es sólo un momento—, porque sus consecuencias son impredecibles, quedan incrustadas en el cerebro y generan adicción.

Me tomaría un post completo argumentar estos puntos.

Mi propósito ahora es compartir algunas confrontaciones internas que me ha generado la propuesta que la actriz porno le hizo a la diputada cristiana. Si tomamos en serio su propuesta, tendría implicaciones en asuntos relacionados con la ética, el testimonio, nuestra concepción del Evangelio y de nuestra responsabilidad con la restauración de este mundo.

¿Trabajarías con una actriz porno por el bienestar de los niños, aun sabiendo que ella no va a dejar su oficio?

¿Tendríamos que esperar a que ella cambie su percepción sobre la pornografía en general para trabajar sobre este flagelo en particular?

¿Cómo sopesamos el conflicto entre dos principios básicos: la protección de los niños y la santidad de la sexualidad humana?

¿Qué diría la gente si, por ejemplo, un pastor trabajara con una actriz porno en pro de eliminar el mal que causa la pornografía infantil? ¿Sería correcto?  ¿Sí o no? ¿Por qué?

¿Cuáles serían los límites?

¿Verdad que seguimos pensando que hay pecados más graves que otros? ¿Por qué no nos importa subir a púlpitos a políticos corruptos, pero en nuestro corazón hay choque con pensar en trabajar con una actriz porno?

¿Podría ser esta una forma sutil de un “altar al dios no conocido”: pequeños rayos de luz en corazones que necesitan encontrarse con el Evangelio?

¿Qué harías tú?

 

©MiguelPulido

  

2 Comments
  • Fabian Alirio Chacon Eslava
    Posted at 11:38h, 27 octubre Responder

    Que buenas preguntas, también dejaría la Mallorca de ellas en el aire. Me temo que nos apresuramos mucho en responder para reflejar nuestra condición de “super cristianos” pero en los hechos nos quedamos cortos respecto a nuestras palabras.

  • escorts
    Posted at 07:18h, 05 diciembre Responder

    Muy bueno, pero que muy bueno este artículo.

Post A Comment