¿LA NAVIDAD ES PAGANA? ¡FANTÁSTICO! - pulidomiguel
15822
post-template-default,single,single-post,postid-15822,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¿LA NAVIDAD ES PAGANA? ¡FANTÁSTICO!

La fecha de celebración de la Navidad proviene de un sincretismo implementado como una jugada política de los romanos, para amilanar el crecimiento del cristianismo al mismo tiempo que le daba contentillo al paganismo. ¿La técnica? Usaron una fiesta pagana y la colorearon con un evento significativo para la cristiandad. ¿El resultado? En el solsticio de invierno, cuando se adoraba al dios Sol, se iba a celebrar el nacimiento de Jesús.

¿Deberíamos, entonces, celebrar la Navidad?

Varios te responderían con un rotundo no. Y parece que el argumento es sumamente fuerte: si somos cristianos y sabemos que la Navidad tiene un origen pagano, ¿por qué la celebramos? Las tinieblas y la luz no tienen comunión. Tú quieres hacer las cosas bien y este tipo de situaciones te hacen preguntarte si eres santo o simplemente un creyente de discurso. Algunos ni le darán importancia al tema, pero tú sí y quieres reflexionar honestamente al respecto.

La base fundamental del argumento es que todo lo que tenga un trasfondo pagano no debería abrazarse en medio del cristianismo. Pero tienen un problema de grandes magnitudes. La historia del pueblo de Dios no se ha dado en el vacío, se ha generado y ha crecido en medio de una cultura que tenía profundas raíces paganas.

Por ejemplo, el concepto de templo no nació en medio del judaísmo y mucho menos del cristianismo. Los templos existen desde tiempos inmemorables, teniendo su origen en culturas como la mesopotámica o la egipcia. Sin embargo, Dios mismo (¡Dios!) le ordena al pueblo construir un tabernáculo y, posteriormente, da su visto bueno para que Salomón construya un templo en Jerusalén. La diferencia esencial no estaba en la estructura ni en los sacrificios (aunque nunca se permitían asesinatos humanos) ni que tuvieran sacerdotes, sino en que no había imágenes del Dios al que adoraban.

Dios no necesita que le hagan una imagen.

Porque él mismo la creó: el ser humano.

Así que un templo tiene un trasfondo pagano, pero también es redimido en la manera como se usa.

Otro ejemplo. ¿Has visto una cruz? Pues bien, la cruz fue usada como un arma de tortura por parte de los romanos para mostrar su poder y hacer miserable la vida de aquellos que se atrevían a levantarse en su contra. Si mencionabas la cruz en el primer siglo, la gente la asociaría con muerte, dolor, desesperanza, derrota, odio y toda una serie de palabras negativas. Sin embargo, hoy nos reunimos en torno a ella. Cuando la menciono, vienen a tu mente palabras tales como amor, esperanza, confianza, restauración.

¿Cómo es que pasamos del extremo negativo al positivo?

¿De qué manera la oscuridad terminó por irradiar luz?

Ocurrió el extraordinario poder de la redención.

Si me preguntas, yo no creo que sea un problema que la Navidad tenga un trasfondo pagano. De hecho, lo aplaudo, me alegra, ¡me parece fantástico! A lo largo de la historia de la fe hemos enfrentado esta clase de situaciones y hemos visto cómo Dios puede transformar cualquier contexto y dotarlo de gracia. La luz siempre ha encontrado la manera de sobreponerse a la oscuridad. Y no creo que esta sea la excepción.

¿No es extraordinario que una cultura como la nuestra mencione a Jesús públicamente, aunque sea una vez al año?

¿No te parece que la gente en la calle se ve un poco más amable, con un poco menos de agitación y más abiertas a la bondad?

¿No son estos pequeños destellos de gracia que deberíamos celebrar?

La Navidad tiene un origen pagano, pero Jesús es divino.

Y lo segundo siempre triunfa sobre lo primero.

 

©MiguelPulido

No Comments

Post A Comment